Novena a San Isidro Labrador
 

 
UNIDAD PASTORAL DE MONTAMARTA
Parroquias de la Unidad
Interior de los templos
San Cipriano 2008
Verano 2008
Sagrado Corazón de Jesús
Corpus Christi
San Isidro 2008
Virgen de Realengo 2008
Las Águedas 2008
Las Candelas 2008
San Antonio Abad 2008
Zangarrón 2008
Inmaculada Concepción de María 2007
Encuentros de los coros de la Unidad
Novena a la Dolorosa
Novena a la Virgen de Realengo
Novena a la Virgen del Castillo
Novena a San Isidro Labrador
Visita estas páginas
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Bienaventurado Isidro, que habitas hoy la celestial morada en justo premio de tu singular piedad, caritativo celo y santidad de vida, sin que para practicar dichas virtudes fueran obstáculo las ocupaciones a que tenías que dedicarte para ganar el necesario sustento, tanto para ti, como para tu venerada esposa, María de la Cabeza: te suplicamos que seas nuestro intercesor para con el Altísimo, a fin de que este divino Señor se apiade de nuestras miserias, y, por un acto de su infinita bondad, nos conceda vivir en paz en esta vida, y que gocemos en la otra las eternas delicias de la gloria. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

LECTURA Y ORACIÓN PROPIA DE CADA DÍA

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

Oh Dios, autor de la naturaleza y de la gracia, admirable en todos tus santos y singularmente en nuestro glorioso san Isidro Labrador, a quien hiciste en extremo popular, y por cuyo medio quieres remediar nuestras necesidades, socorrernos en nuestros peligros y enriquecernos con tus dones: dígnate, Señor, por su intercesión y sus méritos, librarnos de todo mal y concedernos la gracia que te pedimos en esta novena, si ha de ser para mayor gloria tuya y provecho de nuestra alma. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

DÍA PRIMERO

Lectura: San Isidro es, por excelencia, el patrón del campo, es el santo a quienes muchos acuden para pedir las buenas cosechas.
La mayoría de personas que han escrito sobre la vida del santo sitúan su nacimiento a finales del siglo XI, y la fecha en que muchos se han puesto de acuerdo es en la de 1080, pero nadie ha sabido aún en que barrio nació. Madrid, por aquellos tiempos, no dejaba de ser un pueblo agrícola, y la capital hispánica, por decirlo así, era Toledo. Las tradiciones sitúan su bautizo en la iglesia de San Andrés, de la capital madrileña.
El nombre de Isidro (que no es más que una derivación de Isidoro) fue en honor al Arzobispo San Isidoro de Sevilla.
Muchas de las cosas que sabemos de este santo es gracias a Juan Diácono, que en el siglo XIII escribió su biografía. Él nos retrata a un hombre ejemplar, de buen corazón y muy bondadoso con los más necesitados.
Parece ser que una de las primeras ocupaciones de Isidro fue la de pocero, es decir, cavar pozos, al servicio de la familia Vera, hasta que se trasladó a trabajar a Torrelaguna, donde contrajo matrimonio con una mujer del pueblo llamada María Toribia, conocida más tarde con el nombre de Santa María de la Cabeza, también declarada santa.
Fruto de su matrimonio tuvieron un hijo llamado Illán. Al cabo de unos años la familia regresó a Madrid, para cuidar las tierras de la familia Vargas. Fue en ese momento cuando Isidro realizó las tareas de labrador y pasó a ser conocido popularmente como "Isidro labrador".

Peticiones: Dirigimos nuestra plegaria confiada al Padre, diciendo: "Padre, escúchanos".

1. Por la Iglesia: para que vivificada por el Espíritu de Dios crezca cada día más en unidad, enriqueciéndose con la diversidad de sus miembros, oremos.
2. Por todos los cristianos: para que Dios nos haga caminar con paso seguro hacia la unión definitiva de todos en un solo rebaño, guiado por el único pastor que es Jesucristo, oremos.
3. Por el pueblo de Israel: para que, profundizando en la palabra de Dios, avance en el conocimiento del Padre del cielo, oremos.
4. Por los pobres, los cautivos y los oprimidos del mundo entero: para que puedan recibir la Buena Noticia liberadora de Jesús, oremos.

Escucha, Padre, las oraciones de tu Iglesia, y derrama sobre ella y sobre todo el mundo la plenitud de tu Espíritu. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración: Te suplicamos, Señor, por intercesión del glorioso san Isidro Labrador, que abrases nuestro corazón y nuestras entrañas con el fuego del Espíritu Santo, para que podamos servirte siempre con un cuerpo puro y con un alma casta y, así consigamos, imitando todas las virtudes del Santo, ser merecedores de la gloria eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Pedimos, por intercesión de san Isidro,
las gracias que deseamos alcanzar en esta Novena.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

DÍA SEGUNDO

Lectura: Isidro labrador y su mujer, María de la Cabeza, forman uno de esos pocos matrimonios a los que la Iglesia a elevado a los altares.
La mayoría de los santos que aparecen en el santoral de Iglesia están enmarcados por su vida célibe y consagrada. Sólo un pequeño número de santos pertenece al grupo de los desposados. Pero en este pequeño grupo hay que hacer una valoración. La mayoría de ellos no han sido exaltados a la santidad por la cualidad de casados, sino por otras virtudes ejemplares de su vida.
Isidro labrador, proclamado por Juan XXIII patrono de todos los labradores españoles, fue el primer laico llevado a los altares. Fue simplemente un laico, casado y con un hijo, que se santificó con el trabajo cotidiano y con la vida familiar.
Madrid, en los tiempos del Santo, cuenta con una serie de Iglesias que harán las delicias de Isidro en su paseo matinal antes de acudir al trabajo.
Dos de ellas tuvieron un significado especial en su vida. Una, la Iglesia de Santa María Magdalena, donde Isidro solía refugiarse a rezar y donde le ocurrió el prodigio suceso del lobo que quería comerse a su borrico y otra, su parroquia de San Andrés; junto a ella se hallaba la casa de su amo Iván de Vargas, donde le ocurrió el milagro del pozo: “Volvía Isidro de las faenas del campo y encontró a su mujer llorosa y afligida porque su hijo se había caído al pozo. Se pusieron ambos esposos de rodillas, rogaron a Dios, y las aguas subieron hasta el brocal devolviendo al niño sano y salvo”.

Peticiones: Sabemos que Dios es Padre de todos los hombres y mujeres del mundo. Por eso, en la oración que hacemos como hijos suyos recordamos las necesidades de todos. Oremos diciendo: "Padre, escúchanos".

1. Para que todos los hombres y mujeres del mundo nos abramos más a un amor comprensivo y servicial, oremos.
2. Para que la Iglesia, y todos los que la formamos, vivamos dando ejemplo de compromiso con la sociedad, oremos.
3. Para que quienes, en nuestro mundo son menos valorados, encuentren personas que les apoyen y les ayuden, oremos.
4. Para que aquellos que tienen mayor influencia política, económica o cultural, la asuman como un servicio a todos, oremos.

Acoge, Padre de bondad, estas peticiones de tu pueblo. Y haz que aquello que te hemos pedido, lo procuremos realizar en nuestra vida. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración: Oh Dios, que hiciste caminar a los israelitas por el Mar Rojo y que guiaste con tu estrella a los Magos de Oriente, enseñándoles el camino de Belén; te suplicamos nos concedas, por intercesión de san Isidro Labrador, un feliz viaje por el camino de la vida, imitando las virtudes del glorioso Santo, para que al final del viaje lleguemos al puerto de la salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Pedimos, por intercesión de san Isidro,
las gracias que deseamos alcanzar en esta Novena.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

DÍA TERCERO

Lectura: San Isidro cada día, muy de mañana, dejando la labor del campo, visitaba muchas Iglesias y rezaba en ellas.
Esto le creó problemas con sus compañeros de faenas agrícolas; así nos lo cuenta Juan Diácono: Isidro se puso a servir a un labrador de Madrid, ajustándose por todo el año. Y se fue a vivir con su mujer a una casa del amo que estaba en el campo, aunque próxima a la villa.
Allí trabajaba escrupulosamente dando a Dios lo que era de Dios y pagando a los prójimos lo que les debía. Cierto día, le soplaron al oído del amo unos jornaleros: “Señor, Isidro se levanta al amanecer, recorre todas la Iglesias de Madrid para hacer oración, viene al trabajo y no hace ni la mitad de lo que debía hacer”.
Iván de Vargas, se levantó muy de mañana y tomó el camino de su finca. Efectivamente, Isidro aún no había llegado. Se escondió a cierta distancia, sobre un otero, para observar mejor. Cuando lo vio venir, colérico, se fue a su encuentro, dispuesto a reprenderle duramente. Pero su sorpresa fue grande cuando al acercarse vio como, junto a la yunta del santo, había otras dos de color blanco que araban junto con la de San Isidro.
Iván de Vargas se quedó perplejo. Y reflexionaba: “Si Isidro no tenía a nadie que le ayudase, no cabía duda que era obra del cielo”.
Cuando bajó del cerro y se llegó a su campo, solo encontró a Isidro con su yunta. “Isidro, te ruego por Dios a quien sirves con fidelidad, que me digas quienes eran los que te ayudaban en la labranza. Los he visto con mis ojos y de repente han desaparecido”. E Isidro le respondió: “En presencia de Dios, a quien sirvo honradamente, os digo que no he llamado ni visto a nadie que me ayude, sino sólo a Dios, a quien invoco y tengo en mi amparo”.
Iván de Vargas comprendió que la mano de Dios estaba con su criado. Al despedirse de Isidro, le confesó: “Menosprecio cuanto me dijeron de ti los aduladores y chismosos. De ahora en adelante pongo bajo tu mano todo lo que poseo en este campo y dejo a tu libre voluntad cuanto se ha de hacer”.

Peticiones: Oremos a Dios, nuestro Padre, por las necesidades de todo el mundo, especialmente por los que pasan hambre. Oremos diciendo: "Padre, escúchanos".

1. Oremos por todos los hombres y mujeres, niños y ancianos, que en cualquier lugar del mundo sufren a causa del hambre: para que su situación nunca sea olvidada, y toque el corazón de todas las personas de buena voluntad, oremos.
2. Oremos por los que tienen en sus manos la responsabilidad de la economía y de la política: para que se den cuenta de que la riqueza debe ser distribuida y alcanzar a todos los habitantes de la tierra, como Dios quiere, oremos.
3. Oremos por los que trabajan al servicio de los pobres, aquí y en los países del Tercer Mundo: para que lo hagan con entrega total, y Dios les acompañe en su tarea, oremos.
4. Oremos por todos los cristianos: para que seamos siempre los primeros en trabajar para que acabe el hambre y la pobreza, siguiendo la llamada de Jesucristo, oremos.

Padre, escucha nuestra oración. Tu Hijo Jesucristo ha confiado en nosotros y nos ha llamado a seguirle. Haz que sepamos responder a su llamada y seamos siempre testigos del Evangelio. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración: Oh Dios, de quien proceden todos los santos deseos, los rectos consejos y las obras justas; concédenos la paz que tanto necesitamos y el mundo no nos da, por intercesión del glorioso san Isidro Labrador, para que, libres de todo peligro y de toda contrariedad, te amemos y te sirvamos con entera fidelidad. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Pedimos, por intercesión de san Isidro,
las gracias que deseamos alcanzar en esta Novena.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

DÍA CUARTO

Lectura: Sobre la figura del santo se han vestido muchas narraciones populares.
Además de los bueyes arando, es conocida la tradición de "la olla de San Isidro": Se cuenta que, cada año, Isidro organizaba una gran comida popular donde eran invitados los más pobres y marginados de Madrid. Sin embargo, en una ocasión el número de presentes superó lo previsto y la comida que habían preparado no llegaba ni a la mitad de los convocados. Isidro metió el puchero en la olla y la comida se multiplicó "milagrosamente", hubo para todos y sobró.
Así mismo, hay un relato que nos dice que en un año de sequía y temiendo por la rentabilidad de la hacienda de su patrón, Isidro con un golpe de su azada hizo salir un chorro de agua del suelo. Salió tanta agua de allí que pudo abastecer toda la ciudad de Madrid.
En estas dos narraciones hay un gran parecido con dos textos de la Biblia; la primera es una analogía del milagro de los panes y los peces de Jesús y la segunda de Moisés, que en el éxodo de Egipto hacia la Tierra prometida, golpeó una piedra con su bastón y salió de ella agua para saciar la sed de su pueblo.
En este apartado de "prodigios" no podemos dejar de lado una curación atribuida a san Isidro y que le valió la beatificación. En tiempos del rey Felipe III (1578-1621) habiendo caído gravemente enfermo, a su regreso de Lisboa, en Casarrubios del Monte (Toledo), le fue llevado el cuerpo de San Isidro hasta su estancia real, y el monarca sanó milagrosamente. La beatificación tuvo lugar el 14 de abril de 1619, y tres años más tarde, el 12 de marzo de 1622, el Papa Gregorio XV lo canonizaría.

Peticiones: Gozosos y confiados en la salvación de Dios, con espíritu de pobres, oremos por el mundo, por la Iglesia y por nosotros, diciendo: "Padre, escúchanos".

1. Por la Iglesia: para que sea siempre un ejemplo de sencillez y de desprendimiento de todo afán de riquezas y de poder, oremos.
2. Por los gobernantes de las naciones: para que impulsen el desarrollo de los pueblos más necesitados, respetando los valores humanos y cristianos, oremos.
3. Por todos los difuntos de nuestra comunidad cristiana: para que participen de la resurrección de Jesucristo, oremos.
4. Por todos nosotros: para que esta novena fortalezca nuestra fe en Jesús y nuestro compromiso con los más necesitados, oremos.

A ti, que enalteces a los humildes y colmas de bienes a los hambrientos, te dirigimos estas plegarias y las que llevamos cada uno en nuestro corazón. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración: Te suplicamos, Señor, que, por la gracia del Espíritu Santo, derrames en el corazón de tus fieles los dones de tu caridad; da la salud de alma y cuerpo a cuantos imploramos tu clemencia por intercesión de san Isidro Labrador, para que podamos amarte con todas nuestras fuerzas y realizar con todo amor lo que a ti te agrada, imitando así las virtudes del Santo. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Pedimos, por intercesión de san Isidro,
las gracias que deseamos alcanzar en esta Novena.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

DÍA QUINTO

Lectura: Durante toda su vida de labrador tuvo un gran aprecio con los animales. En ningún momento maltrató a los bueyes y a los otros animales de trabajo de la hacienda, todo al contrario.
Existe una leyenda que explica que una día de invierno y mientras se dirigía al molino con un saco de grano sintió compasión de los pájaros que en la nieve ya no encontraban alimento y que estaban a punto de morir. Isidro limpió un pedazo de tierra apartando la nieve y vació allí la mitad del saco. Al llegar al molino resultó que el saco estaba tan lleno de grano como antes.
El aprecio a San Isidro es notable para todas aquellas personas que trabajan en el campo, por lo tanto es el patrón de los campesinos y de los viticultores, así como de los ingenieros técnicos agrícolas.
San Isidro Labrador es el patrón de la ciudad de Madrid desde el 14 de abril de 1619, día en que el Papa Pablo V firmó el decreto de su beatificación. Su protección a los campesinos y labradores españoles así como de todos los agricultores católicos del mundo fue declarada por el Papa Juan XXIII. Se le puede invocar para que llueva y tener una buena cosecha.
Son muchas las ermitas que tiene dedicadas. La más popular es la que hay en Madrid, en el paseo Quince de Mayo en el barrio de Carabanchel, donde cada año en el día de su fiesta se bendice el agua de la fuente del agua, la misma que el santo hizo manar en tiempos de sequía. El santo tiene dedicada en la capital de España una colegiata que desde el año 1885 hasta 1993 actuó como catedral. Dicho templo está situado en la calle Toledo. La actual Catedral de Madrid y desde 1993 es la Catedral de la Almudena.

Peticiones: Presentemos al Padre nuestras peticiones, por nosotros y por la humanidad entera, diciendo: "Padre, escúchanos".

1. Por todos los cristianos: para que, con nuestra forma de actuar y con nuestro trato con los demás, demos testimonio del amor que Dios nos tiene, oremos.
2. Oremos por los misioneros y misioneras que están en países lejanos anunciando la Buena Noticia de Jesucristo: para que sean luz y esperanza para los demás, oremos.
3. Por todos los que sufren a causa de la enfermedad, la pobreza o la soledad: para que puedan sentir la fuerza de Dios y la ayuda de los hermanos, oremos.
4. Por nosotros, aquí reunidos: para que aprendamos a amar al que nos quiere mal y a hacer el bien a todos, sin esperar nada a cambio, oremos.

Padre, que en Jesús nos has mostrado tu bondad para con la humanidad entera, escucha nuestra oración. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración: Te suplicamos, Señor, nos protejas con amor incesante, y por la intercesión y los méritos del glorioso san Isidro Labrador, nos veamos libres de todo contagio en el alma y en el cuerpo de los males de este mundo, e, imitando las virtudes del Santo, seamos merecedores de la gloria eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Pedimos, por intercesión de san Isidro,
las gracias que deseamos alcanzar en esta Novena.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

DÍA SEXTO

Lectura: Sin lugar a dudas, Isidro es uno de los mejores ejemplos a imitar, por parte de todo cristiano, por su sencillez y para ver también cómo Jesucristo se sirve de los hombres para que éstos colaboren en la sociedad, para hacerla más justa e igual para todos. ¡Cuántos de nosotros no podríamos hacer el milagro de la "olla" si compartiésemos parte de nuestras ganancias con los más necesitados!
Recordamos hoy no sólo a todos los trabajadores del campo, sino también, y sobre todo, a los que están en condiciones inhumanas, especialmente los inmigrantes, que dejan su tierra con la intención de prosperar en un país ajeno y que se encuentran en pésimas condiciones y, muchas veces, cobrando un salario por debajo de lo que les correspondería.
Otro de los ejemplos que nos da Isidro es su talante generoso y caritativo. Lo que ganaba como jornalero, Isidro lo distribuía en tres partes: una para el templo, otra para los pobres y otra para su familia (él, su esposa y su hijo). Una vez, invitado a un gran banquete, se presentó con varios mendigos, y el anfitrión se puso sumamente disgustado por este hecho. Entonces, él repartió su comida entre ellos en forma equitativa.
Un último ejemplo podemos encontrarlo, incluso, en el momento de enfrentarse a su propia muerte.
En el año 1130 sintiendo que se iba a morir hizo humilde confesión de sus pecados y recomendó a sus familiares y amigos que tuvieran mucho amor a Dios y mucha caridad con el prójimo y murió santamente, como había vivido.
A los 43 años de haber sido sepultado en 1163 sacaron del sepulcro su cadáver y estaba incorrupto, como si estuviera recién muerto. Las gentes consideraron esto como un milagro.
El Papa Gregorio XV lo canonizó en el año 1622 junto a personajes tan extraordinarios como santa Teresa de Ávila, san Ignacio de Loyola y san Francisco Javier.

Peticiones: Con toda confianza, presentemos al Padre nuestras peticiones, diciendo: "Padre, escúchanos".

1. Para que la Iglesia, comunidad de creyentes, denuncie el pecado del mundo, con el ejemplo de la santidad de vida, oremos.
2. Para que la sociedad evite el contagio del mal, que la corrompe, y se sienta estimulada en la búsqueda del bien, oremos.
3. Para que todos los pueblos sepan colaborar, unos con otros, en la lucha por la justicia y por la paz en el mundo, oremos.
4. Para que todos nosotros sepamos abrirnos, en esta novena a san Isidro Labrador, a la fuerza renovadora del amor de Jesús, oremos.

Concédenos, Padre, lo que te pedimos, lo que Tú bien sabes que necesitamos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración: Omnipotente y misericordioso Señor, escucha propicio nuestras súplicas que, por intercesión del glorioso san Isidro Labrador, te hacemos, y libra nuestra alma de los malos pensamientos, para que sea siempre una morada digna del Espíritu Santo y, libres del peso del pecado, seamos merecedores de la gloria eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Pedimos, por intercesión de san Isidro,
las gracias que deseamos alcanzar en esta Novena.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

DÍA SÉPTIMO

Lectura: De los escritos de san Francisco de Sales, obispo.

En la misma creación, Dios creador mandó a las plantas que diera cada una fruto según su propia especie: así también mandó a los cristianos, que son como las plantas de su Iglesia viva, que cada uno diera un fruto de devoción conforme a su calidad, estado y vocación.
La devoción se ha de ejercitar de diversas maneras, según que se trate de una persona noble o de un obrero, de un criado o de un príncipe, de una viuda o de una joven soltera, o bien de una mujer casada. Más aún: la devoción se ha de practicar de un modo acomodado a las fuerzas, negocios y ocupaciones particulares de cada uno. No sería lógico que los obispos quisieran vivir entregados a la soledad, al modo de los cartujos; que los casados no se preocuparan de aumentar su salario más que los religiosos capuchinos; que un obrero se pasara el día en la iglesia, como un religioso; o que un religioso, por el contrario, estuviera continuamente absorbido, a la manera de un obispo, por todas las circunstancias que atañen a las necesidades del prójimo.
La devoción, en efecto, mientras sea auténtica y sincera, nada destruye, sino que todo lo perfecciona y completa, y, si alguna vez resulta de verdad contraria a la vocación o estado de alguien, sin duda es porque se trata de una falsa devoción.
La abeja saca miel de las flores sin dañarlas ni destruirlas, dejándolas tan íntegras, incontaminadas y frescas como las ha encontrado. Lo mismo, y mejor aún, hace la verdadera devoción: ella no destruye ninguna clase de vocación o de ocupaciones, sino que las adorna y embellece.
Del mismo modo que algunas piedras preciosas bañadas en miel se vuelven más fúlgidas y brillantes, sin perder su propio color, así también el que a su propia vocación junta la devoción se hace más agradable a Dios y más perfecto. Esta devoción hace que sea mucho más apacible el cuidado de la familia, que el amor mutuo entre marido y mujer sea más sincero, que la sumisión debida a los gobernantes sea más leal, y que todas las ocupaciones, de cualquier clase que sean, resulten más llevaderas y hechas con más perfección.
Así pues, en cualquier situación en que nos hallemos, debemos y podemos aspirar a la vida de perfección.

Peticiones: Nuestro Dios es el Dios de la misericordia y del perdón. Oremos confiadamente. Oremos diciendo: “Padre, escúchanos”.

1. Por la Iglesia, comunidad de creyentes: para que sea lugar de encuentro, de acogida, de perdón, oremos.
2. Por nuestra sociedad muchas veces mal pensante e hipócrita: para que sea capaz de comprender y respetar. Roguemos al Señor.
3. Por los marginados sociales: para que encuentren en todos la ayuda fraternal que necesitan para rehacer sus vidas. Roguemos al Señor.
4. Por nosotros, que celebramos esta novena: para que aprendamos a ser más humildes, oremos.

Perdona, Señor, Dios nuestro, nuestras culpas y escucha nuestras súplicas. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración: Oh Dios, que resistes a los soberbios y das tus gracias a los humildes; concédenos por intercesión del glorioso san Isidro Labrador, la virtud de una verdadera humildad, que tanto demostró el santo, para que jamás provoquemos tu indignación con nuestra soberbia y merezcamos conseguir tu gracia y tu salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Pedimos, por intercesión de san Isidro,
las gracias que deseamos alcanzar en esta Novena.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

DÍA OCTAVO

Lectura: De los escritos de san Cirilo de Alejandría, obispo.

El Señor, para convencernos de que es necesario que nos adhiramos a él por el amor, ponderó cuán grandes bienes se derivan de nuestra unión con él, comparándose a sí mismo con la vid y afirmando que los que están unidos a él e injertados en su persona, vienen a ser como sus sarmientos y, al participar del Espíritu Santo, comparten su misma naturaleza.
La adhesión de quienes se vinculan a la vid consiste en una adhesión de voluntad y de deseo; en cambio, la unión del Señor con nosotros es una unión de amor. Nosotros, en efecto, partimos de un buen deseo y nos adherimos a Cristo por la fe; así llegamos a participar de su propia naturaleza y alcanzamos la dignidad de hijos adoptivos, pues, como lo afirmaba San Pablo, el que se une al Señor es un espíritu con él.
En él y por él hemos sido regenerados en el Espíritu para producir fruto de vida, no de aquella vida caduca y antigua, sino de la vida nueva que se funda en su amor. Y esta vida la conservaremos si perseveramos unidos a él y como injertados en su persona; si seguimos fielmente los mandamientos que nos dio y procuramos conservar los grandes bienes que nos confió, esforzándonos por no afligir, ni en lo más mínimo, al Espíritu que habita en nosotros, pues, por medio de él, Dios mismo tiene su morada en nuestro interior.
¿De qué modo nosotros estamos en Cristo y Cristo en nosotros? Nos lo pone en claro el evangelista Juan al decir: En esto conocemos que permanecemos en él y él en nosotros: en que nos ha dado de su Espíritu.
Pues, así como la raíz hace llegar su propia savia a los sarmientos, del mismo modo el Verbo unigénito de Dios Padre comunica a los santos una especie de parentesco consigo mismo y con el Padre, al darles parte en su propia naturaleza, y otorga su Espíritu a los que están unidos con él por la fe: así les comunica una santidad inmensa, los nutre en la piedad y los lleva al conocimiento de la verdad y a la práctica de la virtud.

Peticiones: Presentemos al Padre nuestras peticiones, diciendo: "Padre, escúchanos".

1. Por los cristianos de nuestro país: para que demos un buen testimonio de la fe y la esperanza que nos mueven, oremos.
2. Por los misioneros y misioneras: para que la fortaleza y la gracia de Dios les acompañe en su misión de anunciar el Evangelio, oremos.
3. Por nuestros familiares y amigos difuntos: para que Dios los acoja para siempre en la plenitud de su Reino, oremos.
4. Por nosotros y por nuestra parroquia: para que nos amemos y nos ayudemos mutuamente, cada día más, oremos.

Escucha, Padre, nuestra oración, y llénanos con tu bondad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración: Te suplicamos, Señor, por intercesión del glorioso san Isidro Labrador, que ilumines nuestras almas con la gracia el Espíritu Santo, y bañes nuestros corazones con el rocío de una caridad perfecta, para que así podamos imitar la ejemplar vida del Santo y seamos merecedores de la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Pedimos, por intercesión de san Isidro,
las gracias que deseamos alcanzar en esta Novena.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

DÍA NOVENO

Lectura: De los Sermones de san Agustín, obispo.

Sed ricos en buenas obras, dice el Señor. Éstas son las riquezas que debéis ostentar, que debéis sembrar. Éstas son las obras a las que se refiere el Apóstol, cuando dice que no debemos cansarnos de hacer el bien, pues a su debido tiempo recogeremos. Sembrad, aunque no veáis todavía lo que habéis de recoger. Tened fe y seguid sembrando.
¿Acaso el labrador, cuando siembra, contempla ya la cosecha? El trigo de tantos sudores, guardado en el granero, lo saca y lo siembra. Confía sus granos a la tierra. Y vosotros, ¿no confiáis vuestras obras al que hizo el cielo y la tierra?
Fijaos en los que tienen hambre, en los que están desnudos, en los necesitados de todo, en los peregrinos, en los que están presos. Todos éstos serán los que os ayudarán a sembrar vuestras obras en el cielo...
La cabeza, Cristo, está en el cielo, pero tiene en la tierra sus miembros. Que el miembro de Cristo dé al miembro de Cristo; que el que tiene dé al que necesita.
Miembro eres tú de Cristo y tienes que dar, miembro es él de Cristo y tiene que recibir. Los dos vais por el mismo camino, ambos sois compañeros de ruta. El pobre camina agobiado; tú, rico, vas cargado. Dale parte de tu carga. Dale, al que necesita, parte de lo que a ti te pesa. Tú te alivias y a tu compañero le ayudas.

Peticiones: Presentemos nuestras peticiones al Señor, diciendo: "Padre, escúchanos".

1. Por nuestra comunidad cristiana: por todos los que compartimos la misma fe y la misma esperanza, oremos.
2. Por todos los gobernantes y por las distintas entidades y asociaciones que trabajan al servicio de la sociedad, oremos.
3. Por los que no tienen trabajo; por los que han de trabajar en condiciones poco dignas y sin seguridad ante el futuro, oremos.
4. Por los que sufren el dolor de la guerra o del hambre; por los refugiados; por los que son víctimas de la violencia o de la discriminación, oremos.

Escucha, Padre, nuestras peticiones, y fortalece nuestra vida cristiana. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración: Oh Dios, que te ofendes con la culpa y te aplacas con la penitencia; escucha clemente las súplicas que durante esta Novena te hemos hecho por intercesión del glorioso san Isidro Labrador, y aparta de nosotros tu ira, que hemos merecido por nuestras numerosas faltas; escucha los ruegos que te hacemos por nuestras necesidades y haz que consigamos lo que te pedimos con fe, si ello conviene para nuestra salud corporal y espiritual. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Pedimos, por intercesión de san Isidro,
las gracias que deseamos alcanzar en esta Novena.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

Oración: Glorioso San Isidro, tu vida fue un ejemplo de humildad y sencillez, de trabajo y oración; enséñanos a compartir el pan de cada día con nuestros hermanos los hombres, y haz que el trabajo de nuestras manos humanice nuestro mundo y sea al mismo tiempo plegaria de alabanza al nombre de Dios. Como tú queremos acudir confiadamente a la bondad de Dios y ver su mano providente en nuestras vidas. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.